Indicaciones de las benzodiazepinas

Indicaciones de las benzodiazepinas

Autor: Profesor – Catedrático y Director del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Granada.

Fecha: 30-7-2017

Su principal aplicación se centra en el tratamiento de la ansiedad reactiva, cuando ésta desborda las capacidades del individuo y reduce su rendimiento; la ansiedad en grado ligero y manejable por el sujeto (mientras su funcionamiento no se ve comprometido) no requiere la ayuda de fármacos.

En los trastornos de ansiedad (trastorno de angustia o de pánico, trastorno de ansiedad generalizada, algunos trastornos fóbicos, trastorno obsesivo-compulsivo y trastorno de estrés post-traumático), los proporcionan alivio de la ansiedad, pero los antidepresivos de acción serotoninérgica ofrecen un beneficio más sólido y duradero, aunque menos inmediato. A dosis equipotentes no hay diferencia entre unas y otras; la posible tolerancia al efecto terapéutico y los efectos adversos de las aconsejan al clínico otras alternativas farmacológicas a largo plazo. El perfil farmacológico (tabla 1) guía a la hora de elegir una determinada benzodiazepina; no obstante, en la tarea clínica se puede constatar que “cada paciente acaba por encontrar (según los peculiares efectos que experimenta) aquella que mejor le ayuda”.

Indicaciones de las benzodiazepinas

Para el tratamiento del insomnio (tabla 2), se recomienda usar fármacos con rápido comienzo del efecto
hipnótico, vida media (de eliminación) corta o intermedia y eliminación no brusca sino progresiva. Se trata de evitar el efecto de resaca al día siguiente y el rebote del insomnio tras dejar el medicamento. Junto a los fármacos aquí descritos, es de destacar la utilidad como de algunos antidepresivos
sedantes, a dosis que son infra-terapéuticas para la depresión: trazodona (50-150 mg), amitriptilina (25 mg), doxepina (25 mg), mianserina (30 mg) o, ya con efecto antidepresivo, mirtazapina (30 mg).

Los fármacos hipnóticos han de prescribirse con cautela, no sin una rigurosa evaluación previa, en la dosis mínima efectiva y durante cortos periodos de tiempo. Antes se deben intentar medidas de higiene del sueño y tratamientos no farmacológicos, solos o asociados a medicación hipnótica.

Las de las benzodiazepinas son múltiples:

  • Estados de ansiedad no psicóticos y también psicóticos (como tratamiento coadyuvante ansiolítico).
  • Insomnio (tratamiento a corto plazo).
  • Trastornos psicosomáticos.
  • Síndrome de abstinencia de otros ansiolíticos o del alcohol.
  • Espasmos musculares (diazepam, tetrazepam).
  • Acatisia aguda por neurolépticos y síndrome de las piernas inquietas (clonazepam).
  • Epilepsia (clonazepam o clobazam para petitmal) o epilepsia psicomotora.
  • Para niños con convulsiones de origen no diagnosticado (diazepam i.v.).
  • En pre-anestesia y exploraciones endoscópicas (midazolam, en gran parte sustituido por propofol).