Demuestran científicamente que la depresión no es solo una enfermedad mental, sino que afecta a todo el organismo